miércoles, 23 de mayo de 2012

Descomposición de algunos Objetos, Tiempo




Todas las sustancias o productos existentes en la Tierra son degradables, lo que ocurre es que unas tardan más que otras. Una forma de degradarse es la biodegradación que es cuando algo es deshecho por organismos vivos, principalmente bacterias, hongos o incluso por gusanos e insectos. Luego de degradarse químicamente se reintegran en su ciclo natural.

Los productos biodegradables son menos contaminantes y menos antiecológicos que el resto, de ahí la importancia de los mismos. Algunas sustancias químicas (papel, desechos orgánicos, etc), pueden ser empleadas de alimento para microorganismos y utilizarlos como energía y, de esa forma, crear otras sustancias como aminoácidos, nuevos tejidos y nuevos organismos. 


Pero existen otros productos como los metales pesados, las sales, el vidrio, algunos detergentes y los plásticos que no son biodegradables, por lo que hay que tener mucho cuidado con el lugar donde se los desecha.


El problema industrial de la biodegradación tiene una gran importancia, ya que los detergentes, jabones y, en general, cualquier producto residual arrojado a los ríos por las fábricas que utilizan productos químicos, contaminan las aguas y pueden llegar a destruir su fauna y flora; si el producto es biodegradable en las aguas del río por las bacterias existentes en el mismo, no ocasiona ningún efecto perjudicial.
¿Alguna vez se han preguntado cuánto tiempo tarda en biodegradarse algunas de las siguientes sustancias?

-Un chicle: las manchas negras y redondas que encontramos en nuestras aceras y calles, son chicles. Hasta que una de esas manchas son biodegradadas, pueden pasar hasta 5 años.


-Una lata: 10 años es el tiempo que tarda la naturaleza en transformar una lata de refresco o de cerveza al estado de óxido de hierro. A la intemperie, hacen falta mucha lluvia y humedad para que el óxido la cubra totalmente.

-Botella de plástico: Son las peores, de 100 a 1000 años. Al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersan. Enterradas, duran más. La mayoría está hecha de tereftalato de polietileno (PETE), un material duro de roer: los microorganismos no tienen mecanismos para atacarlos.

-Muñecas: 300 años. La mayoría de las muñecas articuladas son de plástico, de los que más tardan en desintegrarse. Los rayos ultravioletas del Sol sólo logran dividirlo en moléculas pequeñas. Ese proceso puede durar cientos de años, pero desaparecen de la faz de la Tierra.

-Zapatillas: 200 años. Las zapatillas están compuestas por cuero, tela, goma y, en algunos casos, espumas sintéticas. Por eso tienen varias etapas de degradación. Lo primero que desaparece son las partes de tela o cuero. Su interior no puede ser degradado: sólo se reduce.

-Colilla de cigarro: 1 a 2 años. Bajo los rayos del Sol, una colilla con filtro puede demorar hasta dos años en desaparecer. El filtro es de acetato de celulosa y las bacterias del suelo, acostumbradas a combatir materia orgánica, no pueden atacarla de entrada. Si cae en el agua, la desintegración es más rápida, pero más contaminante.

-Botella de vidrio: 4.000 años. La botella de vidrio, en cualquiera de sus formatos, es un objeto muy resistente. Aunque es frágil porque con una simple caída puede quebrarse, para los componentes naturales del suelo es una tarea titánica transformarla. Formada por arena y carbonatos de sodio y de calcio, es reciclable en un 100%.


-Pilas: Más de 1.000 años. Sus componentes son altamente contaminantes y no se degradan. La mayoría tienen mercurio, pero otras también pueden tener cinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio. Pueden empezar a descomponerse después de 50 años al aire libre pero permanecen como agentes nocivos.

Si todos estos productos son debidamente reciclados, pueden ser transformados en otros productos reutilizables. Si los tiramos en cualquier parte, demostradamente, contribuimos a la contaminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Real Time Web Analytics